Roles o estilos parentales

 In Novedades

El rol de ser padre es una de las labores más importantes y arduas, requiere de gran esfuerzo y sacrificio. Es necesario un trabajo constante y un aprendizaje continuo.

No existen manuales que nos expliquen cómo ser padres, lo que lo hace más complejo. Cada persona tiene una concepción de lo que sería el desempeñar bien esa función, sin embargo es necesario no relativizarlo. Se debe tener en cuenta que en esa labor está implicada nuestra personalidad (rasgos y cualidades de una persona, es decir, la forma de ser), el deseo que teníamos de ser o no padres, el trabajo  intergeneracional que nos permite sanar algunas heridas que pudieron habernos causado nuestros padres, abuelos u otros en medio de su deseo por educarnos bien, además de el analizar que tan apropiado sería educar a nuestros hijos de la misma manera que fuimos educados.

Algunos de los elementos esenciales a la hora de educar a los hijos son el establecimiento de límites claros, el formar con amor, el promover la independencia e iniciativa en el niño y la comunicación entre padres e hijos. A partir de la combinación de estos elementos, Baumrind (1966, citado por Capano y Ubach, 2013) propone 3 estilos educativos parentales o tipos de padres, los cuales son: el autoritario, el permisivo y el democrático.

-Estilo autoritario: Se caracterizan por manifestar alto nivel de control, exigencia de obediencia estricta, para lo cual utilizan el castigo físico, las amenazas, el quitar privilegios (por ejemplo, no ver televisión) o retirada de afecto. Así mismo exigen autonomía  e independencia en los hijos, que  tomen sus propias decisiones, y  que desempeñen “al máximo sus posibilidades en los aspectos social, intelectual y emocional” (pretenden que el niño sea el mejor en todo) (Ramírez, 2005, p. 71 y 72). Los padres autoritarios no utilizan la comunicación con los hijos para explicar las reglas de comportamiento y el por qué de los castigos, pedir opinión o escuchar razones, es decir, no facilitan el dialogo. Además, no expresan afecto.

 -Estilo permisivo: Son los padres que no establecen normas ni ponen límite a las conductas del hijo. Además no animan al niño a que tome decisiones, sea independiente y autónomo. Suelen ser muy afectuosos y tienen buena comunicación con los hijos. Se caracterizan esencialmente por el afecto y el dejar hacer. Suelen asumir una actitud positiva hacia el comportamiento del niño aunque esté haciendo algo inadecuado, aceptan sus conductas y usan poco el castigo. Además “Consultan al niño sobre decisiones; no exigen responsabilidades ni orden; permiten al niño auto organizarse, no existiendo normas que estructuren su vida cotidiana; utilizan el razonamiento, pero rechazan el poder y el control sobre el niño” (Ramírez, 2005, p. 73).

-Estilo democrático. Es el más adecuado, debido a que en él se encuentran los cuatro componentes de manera equilibrada. Suelen ser padres afectuosos, que establecen normas claras y ponen límites a las conductas de los hijos, utilizan el refuerzo positivo y pocas veces el castigo físico, debido a que no lo ve necesario por los altos niveles de dialogo, que le permiten conversar sobre las diferentes situaciones conflictivas que puedan surgir (Ramírez, 2005).

Ramírez menciona que los padres democráticos no son indulgentes, sino que dirigen y controlan siendo conscientes de los sentimientos y capacidades; explican razones no rindiéndose a caprichos y plantean exigencias e independencia. También se puede definir el estilo democrático en función de la evitación de decisiones arbitrarias, el elevado nivel de interacción verbal, la explicación de razones cuando dan normas y el uso de respuestas satisfactorias. Los padres marcan límites y ofrecen orientaciones a sus hijos, están dispuestos a escuchar sus ideas y a llegar a acuerdos con ellos.

En conclusión, para educar es necesario establecer control en las conductas de los hijos, explicándoles qué se debe y qué no se debe hacer y por qué, incentivarlos a desarrollar sus capacidades e invitarlos a que sean autónomos, todo esto debe estar acompañado de afecto y buena comunicación.

Lista de referencias

-Capano A y Ubach A (2013). Estilos parentales, parentalidad positiva y formación de padres. Ciencias Psicológicas, VII (1), 83 – 95. ISSN 1688-4094. Disponible en http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1688-42212013000100008

-Ramírez, M. A (2005). Padres y desarrollo de los hijos: practicas de crianza. Estudios Pedagógicos, XXXI (2),  167-177. ISSN: 0716-050X. Disponible en https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-07052005000200011

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

Panorámica Granada Antioquia